Crea un Challenge de #internet para que otra gente pueda hacer lo que les pides.

CREAR MISION

¡Bye, Bye wifi! Bienvenida Li-Fi

La tecnología Li-Fi, que utiliza la luz visible entre 400 y 800 terahertzios (THz), transmite mensajes a través de código binario. De este modo, se ha llegado a alcanzar en el laboratorio una velocidad de 224 GB por segundo, lo que equivaldría a descargarse dieciocho películas de 1,5 GB en ese tiempo.

... y más


Linkedin no es Tinder

Una mujer recibió un mensaje privado donde un hombre aparentemente bastante mayor que ella le piropeaba en una red social que teóricamente es para fines profesionales y no de flirteos.

Lo más curioso del caso es que esta mujer dió una respuesta contundente y además retwitteó un screenshot del mensaje explicando que había sucedido y a partir de esto muchas otras mujeres saltaron diciendo que ellas también habían recibido mensajes similares de otros hombres.

Al final y como ella decía, si quieres ligar piénsatelo 2 veces, esta es una red para profesionales.

... y más


Netflix llegará a España en octubre y podrás ver películas y series en streaming por 8€

¿Qué es Netflix?
Un popular servicio de películas y series en streaming, es decir, que le das al PLAY y ya la puedes empezar a ver lo que quieras.
Llegará a España en octubre con una oferta mixta de contenido en el que habrá hueco para las producciones de cine y televisión nacionales. Las películas y series podrán verse en versión original o dobladas al castellano, pero el catálogo será más limitado que el que ofrece en EEUU o Reino Unido y dos de sus grandes series, House of Cards y Orange is the New Black, no estarán disponibles por estar cedidos los derechos a Canal+.

¿Cuanto costará?
Costará alrededor de 8€ al mes, como en otros países de nuestro entorno

Reed Hastings, fundador y presidente de Netflix, ha logrado convertir la empresa en un gigante capaz de medirse con las grandes cadenas de TV y estudios de cine norteamericanos.

... y más


Microsoft le dice chau a Internet Explorer

Ahora con la llegada Windows 10, Microsoft decide dar un descanzo permanente a Internet Explorer luego de tantos años, bueno, aunque IE seguira existiendo a la par que su nuevo navegador supuestamente para evitar ciertas incompatibilidades o retrocompatibilidades a la hora de navegar por internet (aparentemente Explorer sigue metido en las entrañas de Windows), por el momento solo se sabe el proyecto se llama Spartan, que tendra cierto parecido a Chrome y seguira teniendo el mismo motor Javascript (Chakra) y de render (Trident) de IE 11.

... y más


Hawkers, las claves del éxito del proyecto de "gafas de sol" que iniciaron 4 jóvenes con menos de 30 años

He leído este artículo de Anlía Plaza en el Confidencial y me ha encantado :)

Ver como unos jóvenes soñadores a base de esfuerzo y sobretodo perseverancia lograron su objetivo, sacar adelante su propia empresa. Os dejo el artículo completo para que podáis leerlo, es realmente interesante.

Iñaki Soriano, Pablo Sánchez, Alejandro y David Moreno son los cuatro fundadores de Hawkers, que ya tiene 38 empleados. Son jóvenes (menos de 30), son de Elche, son de perfil variado (programación, diseño y empresa) y no son nuevos en negocios de internet. Su trayectoria, a base de probar, medir, cambiar y reinvertir, les ha enseñado a captar tráfico, a convertir clicks en compras, a viralizar productos, a escalar rápidamente y a centrarse en hacer una única cosa muy bien: vender. Y todo sin haber recibido un euro de inversión.

“En 2012 lanzamos Saldum, una web de compraventa de segunda mano parecida a lo que hoy es Wallapop. Pero no teníamos dinero y conseguir usuarios sin eso es imposible. Un año y medio de desarrollo después, no pasamos de 50 ventas”, explica Sánchez. “Necesitábamos dinero para invertir en publicidad y conseguir usuarios, así que empezamos a trabajar para otras empresas haciendo comercios online. Vimos que hacíamos e-commerces en pocos días que en un mes ya facturaban más de lo que habíamos cobrado por hacerlo. Así que pensamos: ¿por qué no lanzar el nuestro propio? Y buscamos productos que tuviesen una salida fácil”.

Iñaki Soriano, Pablo Sánchez, Alejandro y David Moreno son los cuatro fundadores de Hawkers, que ya tiene 38 empleados. Son jóvenes (menos de 30), son de Elche, son de perfil variado (programación, diseño y empresa) y no son nuevos en negocios de internet. Su trayectoria, a base de probar, medir, cambiar y reinvertir, les ha enseñado a captar tráfico, a convertir clicks en compras, a viralizar productos, a escalar rápidamente y a centrarse en hacer una única cosa muy bien: vender. Y todo sin haber recibido un euro de inversión.

“En 2012 lanzamos Saldum, una web de compraventa de segunda mano parecida a lo que hoy es Wallapop. Pero no teníamos dinero y conseguir usuarios sin eso es imposible. Un año y medio de desarrollo después, no pasamos de 50 ventas”, explica Sánchez. “Necesitábamos dinero para invertir en publicidad y conseguir usuarios, así que empezamos a trabajar para otras empresas haciendo comercios online. Vimos que hacíamos e-commerces en pocos días que en un mes ya facturaban más de lo que habíamos cobrado por hacerlo. Así que pensamos: ¿por qué no lanzar el nuestro propio? Y buscamos productos que tuviesen una salida fácil”.

Productos con salida fácil significaba productos con mucho público potencial y pocas barreras para la venta: que ya existieran, pudieran mejorarse, mantenerse baratos y la gente estuviera dispuesta a comprar online. Pensaron en tazas (“tipo Mr. Wonderful”) pero dieron con Knockaround, una marca de gafas californiana que ya triunfaba entre público y celebrities. “Cada vez que mi hermano las traía de Estados Unidos todos los amigos querían unas”, continúa Sánchez. “En España no se vendían, así que decidimos probar. Con 300 euros compramos 27 gafas y las revendimos más caras. Con eso hicimos pedidos más grandes”.

Estamos en marzo de 2013. Al mismo tiempo, se hicieron con un cupón de 50 dólares para Facebook Ads, el sistema de publicidad de Facebook. “Todo el mundo decía que funcionaba mal. Era una plataforma poco utilizada y enseguida nos empezó a ir bien. Invertíamos todo lo que ganábamos en comprar más gafas y hacer más publicidad”. Con ojo marketiniano - “como las discotecas siempre buscan chicas jóvenes y guapas para atraer a chicos, fuimos a ese target en Facebook para que empezaran a verlas y a regalárselas, que se hicieran fotos y publicarlas” - y constante reinversión, las gafas se pusieron de moda en España. El de 2013 fue el verano de la “fiebre Knockaround”.

“Creció rápido y facturamos mucho”, recuerdan. En seis meses habían aprendido a construir, hacer crecer y vender un producto. Pero las Knockaround, de las que se convirtieron en distribuidores oficiales, no eran suyas. ¿Por qué no hacer lo mismo con algo propio? ¿Y por qué no aprovechar las fábricas de calzado del levante español? “Ya que estábamos en el pueblo, pensamos: por qué no hacer una alpargata. La misma idea que con la taza. Todas las alpargatas eran iguales, aburridas... Y así nació Miss Hamptons”

Las Miss Hamptons son alpargatas con diseños frescos, de flores hawaianas a banderas estadounidenses, de 35 a 50 euros y con las que siguieron la misma estrategia de crecimiento que con Knockaround: anuncios en Facebook y comunicación en otras redes hasta llegar a los blogs de moda y medios, que aquel verano se dieron cuenta de que este calzado “pisaba fuerte en la red”.

Pero una alpargata es más de nicho que unas gafas de sol y la experiencia Knockaround demostraba que había hueco en el mercado para venderlas baratas (a 25 €, cuando las Ray-Ban Wayfarer están a 139 € y las Oakley a partir de 179 €). Y que si las fabricaban ellos, el producto, las decisiones, la distribución, la marca y el margen quedarían en casa.

Por capacidad de producción y velocidad, esta vez la fábrica no estaría en el pueblo sino en China, a donde viajaron para seleccionar proveedores que cumplieran condiciones y estándares de calidad. También por precio (aunque no dan datos concretos de coste de fabricación). La logística quedaría externalizada y la propia tienda online, como ya hicieron con Miss Hamptons, también: tras haber montado Saldum, sabían que la plataforma Shopify (algo así como el Wordpress del comercio electrónico, donde, por cierto, las Hawkers fueron uno de los productos más vendidos del año pasado) sería suficiente para centrar todo su esfuerzo en lo importante, que es vender.

“Fuera procesos de ingeniería. No nos vamos a comer la cabeza”, explica Sánchez. “No hacemos nada que no sea diseñar y vender experiencia y producto. ¿Para qué reinventar la rueda si no tienes algo totalmente disruptivo?”.

Tres meses de preparación – diseño del producto, prototipado, encargo del pedido a la fábrica y campaña de expectación – después, hasta la fecha estaba medida: el 11 de diciembre de 2013 (11/12/13), Hawkers aterrizaba en la red.

El éxito: ¿cómo han llegado hasta aquí?

Lo que sigue es 2014 y las claves de su crecimiento. Un avance: Hawkers no es una empresa de gafas. Es una empresa de internet.

1. El producto: fácil y para todos los públicos. “La barrera de no poder probarte unas gafas es muy alta. Redujimos el coste de venta – un precio impulsivo, de 20 a 30 euros, en el que no te lo tienes que pensar tanto – y el coste cognitivo”, explica David Moreno. “¿Cuáles son los modelos que llevan vendiéndose toda la vida? Los típicos: la cuadrada, la Oakley, la Wayfarer, la de aviador... En esos diseños ha caducado la licencia de explotación, cualquiera puede hacerlas. Cogimos algo que funcionaba y lo adaptamos a la tendencia, el cristal de color. Como hace cualquier marca”.

Eso – que comparan con Zara, que cogió diseños de pasarela y los empezó a fabricar a menor precio - por un lado. La web, que no tiene nada más que fotos de las gafas, por otro. “Todo el diseño está destinado a que cueste poco decidir. Es como las tiendas nórdicas, en las que sólo está el producto. Lo coges, pagas y te vas”.

2. La sorpresa: el 'unboxing'. “No has comprado las gafas por eso, pero es una sorpresa. Te llegan en una caja de cartón dura, con funda de tela y cuatro pegatinas. Nos gusta crear algo que no te esperes”. Con las pegatinas del logo consiguen crear marca y expandirla. Con un packaging atractivo, vídeos de desempaquetado en Youtube. Y con todo, más de 40.000 fotografías (contando sólo las etiquetadas con #hawkers o #hawkersco) en Instagram.

3. Los famosos y las marcas: multiplicando el contagio. El piloto Jorge Lorenzo tuvo un 50% de la sociedad durante un tiempo. Es amigo de uno de los socios. Salió de la empresa en septiembre de este año (y lo anunció en Twitter), pero su papel fue importante durante el lanzamiento: buena parte de la campaña de expectación se construyó en torno a su imagen, sorteando encuentros con él a cambio de hacerse fan en Facebook y de compartir una publicación (algo que hicieron 6011 personas). Después, a base de relaciones públicas, llegaron otros. Quizá Paula Echevarría, que ha reproducido Hawkers hasta en el Hola, ha sido la que más ha impactado en las ventas según cuentan. ¿Otros? Andrés Velencoso, Dani Alves... “Siempre decimos que lo conseguimos sacándolos de fiesta. Nos sentábamos, decíamos que no podíamos pagarles pero que teníamos algo que iba a ser muy grande. Que no podíamos prometer nada porque no adivinábamos el futuro, pero que podíamos enseñar lo que ya habíamos hecho. Y que si querían formar parte de nuestro proyecto”.

Con marcas - han hecho ediciones limitadas para PayPal, con quien procesan los pagos, Mercedes Benz y acaban de firmar con Los Angeles Lakers, lo que les permitirá llevar el contagio a California - la relación ha sido similar. ¿Por qué han querido aliarse con Hawkers? “Estas empresas no controlan el marketing digital ni las redes sociales. Y ven en nosotros esa tendencia”.

4. Facebook: la gallina de los huevos de oro. “Jorge Lorenzo llegó a creer que todo lo que vendíamos era por él. Pero veníamos de vender muchísimo con Knockaround y teníamos un conocimiento en publicidad en Twitter, en Facebook, en buscadores y en crear 'engagement' que nos permitía demostrar que vendíamos sin necesidad de su imagen”, cuentan. Si preguntamos, lo tienen claro: ¿celebrities o Facebook? Facebook, sin duda: invierten hasta 10.000 euros a diario, sus publicaciones alcanzan 15 millones de visualizaciones (según sus datos) y su caso ha llegado a la propia red social, que los invitó a su sede en Menlo Park para contarlo.

5. ¿Y si un día cierra Facebook? Publicidad en todo internet. Saben los expertos en negocios digitales que traer todo el tráfico por una sola vía, y más si no es directa, es peligroso, que un día puede llegar Google, cambiar su algoritmo y cargarse tu web. En Hawkers se lo plantearon (con Facebook) y hoy suceden dos cosas: una, que en lo social no existe un monopolio como en búsqueda y que mientras construyen la marca no hay esquina de la red en la que no poner publicidad. “Somos muy de prueba y error. Hemos hecho publicidad hasta en WeTransfer o sitios de juegos”, reconocen.

Su otra gran clave es el retargeting, una técnica que consiste en insertar un pixel o cookie al usuario que visita tu web y, si no compra, mostrar anuncios allá donde vaya para recordarle tu producto. En otras palabras: perseguirle por internet. Además de ir al que ya ha entrado, buscan usuarios parecidos para llegar a ellos también. En todas las plataformas. “No sólo segmentamos en nuestros usuarios, sino que creamos nuevos clústeres basados en los que ya tenemos”, explica el responsable de desarrollo de negocio. “Reconocemos a clientes que se parecen a los que ya tenemos y buscamos nuevos a los que nunca hemos impactado. Así avanzamos mucho más rápido”.

6. Medir, medir y medir. Además de la mesa de ping-pong, la sala con sofás y videoconsolas o la cocina con chef propio (un detalle que fascina a quienes los conocen y que para ellos “sólo es una nómina más y así el equipo está contento”), sobre la oficina abierta de Hawkers planean tres pantallas con datos de tráfico y facturación. Todo está medido.

“Ponemos click-commands (enlaces para monitorizar tráfico) en todas nuestras acciones. Eso nos permite ver el comportamiento del usuario”, continúan. Con los datos ven qué funciona y qué no para seguir o cambiar, o eso que en la jerga del sector se llama empresa data-driven (conducida por los datos). El nivel de datificación es tal que para sus próximas métricas se plantean combinar clima y hora de salida del sol con los anuncios que muestran. ¿Por qué gastar dinero en publicidad si un día está nublado? ¿No vas a tener más ganas de comprarte unas gafas justo cuando sale el sol?

“En realidad no estamos vendiendo gafas”

Hawkers cuenta con doblar su facturación en 2015. Como ingresa con cada venta, con mucho margen, dejó de buscar financiación externa al poco tiempo de empezar. “Con Saldum hablamos con inversores y hoy siguen viniendo, pero por filosofía no queríamos vendernos: no nos gusta tener jefes y un inversor es peor que un jefe. Luego dejó de hacer falta, porque éramos capaces de generar más de lo que nos podían dejar”.

... y más


Anonymous a RT: "Internet es capaz de hacer caer regímenes"

El movimiento de protestas Anonymous adquiere cada vez más partidarios en todo el mundo. Uno de sus miembros ha explicado en una entrevista a RT las motivaciones de la organización advirtiendo que su creciente fuerza aterroriza a los gobiernos.

'La marcha del millón de máscaras' convocada por Anonymous recorrió las ciudades de todo el mundo el 5 de noviembre en protesta contra la corrupción del gobierno, la actividad ilícita de corporaciones y la creciente vigilancia del estado. Un miembro del movimiento, Old Holborn, ha explicado en una entrevista a RT las causas y los objetivos de las protestas.

"Internet tiene poder para hacer caer regímenes. Esto es lo que los aterroriza. Esta es la razón por la que ahora controlan nuestras llamadas móviles controlan nuestro correo electrónico, nuestro discurso. Esto los aterroriza. No tienen una jurisdicción particular sobre Internet, que pertenece a todos", afirmó Holdorn.

El movimiento Anonymous recobró prominencia pública el año pasado tras realizar una serie de ciberataques con motivación política contra empresas, gobierno e instituciones religiosas. Anonymous surgió en 2003 en el tablón de imágenes 4chan, representando el concepto de muchos usuarios en línea que creen que el espacio anárquico de Internet pertenece a la gente.

"Internet es el mejor instrumento que tenemos para expresarnos libremente, ahora, los 7.000 millones de nosotros tenemos voz en todas partes del planeta. Sí, por supuesto, a alguien le va a molestar lo que diga otro. Pero tenemos que darnos cuenta de que todos tenemos voz. Somos todos iguales. Si no te gusta, no lo escuches. Esta es la libertad de elección y la libertad de expresión", afirma el miembro del movimiento.

La motivación de la gente que participó en las protestas del 5 de noviembre es variada. Según los expertos, Anonymous está adquiriendo más fuerza a medida que los ciudadanos globales denuncian mayor descontento con los gobiernos locales y que perciben que las corporaciones tienen el control absoluto de la política internacional.

"No estamos buscando una alternativa unificada. Lo que estamos buscando es que el gobierno nos deje en paz. Así de fácil. Por eso no tenemos líderes, son todos. Anonymous es lo que tú quieres que sea", remató el activista.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/146036-anonymous-internet-caer-regimenes-gobierno

... y más

2 Lovits


¿Puede la muerte de una enorme araña evidenciar la hipocresía del internet?

Piotr Naskrecki es un entomólogo (estudia insectos) y fotógrafo que trabaja para el Museo de Zoología Comparativa de Harvard. Su última expedición lo llevó a la selva de Guyana, donde se encontró con un especimen de Theraphosa blondi, coloquialmente llamada “araña Goliat”, también conocida como la peor pesadilla de un aracnófobo. Sus patas se extienden casi 30cm y pesa unos 170gr, casi tanto como un cachorro pequeño. Naskrecki tomó un especimen, lo sometió a un proceso de eutanasia y lo preparó para ser preservado y exhibido en un museo de Guyana. Pero fue probablemente la desafortunada metáfora con el cachorro lo que convirtió el blog de Naskrecki en un campo de batalla durante las últimas semanas.

Y es que aparentemente el grave problema del analfabetismo en internet se está agravando a pasos agigantados, pues miles de personas leyeron “CIENTÍFICO DE HARVARD ASESINA FRÍAMENTE A CACHORRO QUE PARECE UNA ARAÑA”.

La inesperada atención a su blog –que pasó de ser la casi recóndita bitácora de un entomólogo a un capítulo nuevo de las Naciones Unidas por los derechos de los artópodos terrestres, contando más de 150 mil visitas diarias– hizo que Naskrecki pusiera algunos puntos en claro respecto a su trabajo en particular y a la hipocresía en general.

La araña Goliat no es una especie en peligro de extinción, sino que es muy común. Se alimenta de gusanos y en ocasiones de huevos de ave, pero el apodo de “devoradora de aves” le queda –irónicamente– grande. Puede comprarse incluso en internet por entre 20 y 100 dólares. Su arsenal de defensa consiste en enormes colmillos capaces de perforar el cráneo de un ratón (si tienes estómago para verla en acción, hay varios videos en línea) y la capacidad de hacer volar vellos de su cuerpo peludo para irritar las vías respiratorias de sus potenciales depredadores.

A pesar de todo esto, los comentarios en el sitio siguen llegando. Le piden que no mate animales sino que haga versiones tridimensionales de ellos, le dicen que miembros de su familia deberían ser asesinados y exhibidos en museos, y cosas por el estilo. En otras palabras, se trata de un caso perfecto para ver la dinámica de internet en acción: un montón de gente preocupada súbitamente, que sólo espera el siguiente escándalo para ejercer el comentarismo virulento e ignorante de siempre, ignorando metodologías de estudio científico, experiencia de campo e, incluso, la más elemental gramática.

Naskrecki teme que la escalada de odio en su blog llegue a las puertas del museo Smithsoniano, que alberga 126 millones de especies animales, pero sobre todo, teme darle a la gente una terrible lección: todos somos culpables de asesinatos involuntarios:

Matamos miles de organismos sin darnos cuenta. Mira las instalaciones eléctricas y lámparas de tu casa o el radiador de tu auto, llenos de insectos y arañas muertas. Esa autopista por la que vas a trabajar: cada milla equivale a millones de animales y plantas que fueron exterminados durante su construcción (y si vives en un área altamente endémica, como California o Nueva Zelanda, su construcción probablemente contribuyó a llevar a ciertas especies al borde de la extinción). El tofu que comes porque comer carne es asesinato: probablemente viene de Brasil, donde gigantescas plantaciones de soya extendiéndose de un horizonte a otro han reemplazado las selvas y llevado a la desaparición a miles de especies.

Como conclusión, Naskrecki escribe: “Es muy sencillo estacionarse en el caso individual de un organismo sometido deliberadamente a eutanasia. Lo hacemos porque es emocionalmente conveniente –es mucho más fácil sentirse superior cuando podemos señalar con el dedo a alguien que lo hace conscientemente, incluso por una razón buena, justificable, pero no queremos pensar en esos trillones de animales y plantas que matamos en virtud simplemente de ir a la tienda”.

Lo anterior como metáfora de cualquier cosa: las virutas en el ojo ajeno siempre son más grandes (y monstruosas) que las vigas del propio.

... y más

2 Lovits


Las razones por las cuales un profesor de internet prohibió el acceso a tecnología en clase

En la última década, los cuadernos y libros han sido paulatinamente sustituidos por laptops y tablets con acceso a internet. Al mismo tiempo, los profesores ya no sólo han tenido que competir por la atención de los jóvenes alumnos con su natural tendencia a la hiperactividad, sino también con el constante “pinging” que producen los diferentes gadgets que llevan a la clase. Este constante susurro digital hace que sea difícil capturar la atención y generar el rapport necesario para que se produzca esa mezcla de interés, utilidad y descubrimiento propia del mejor aprendizaje. El profesor de redes sociales de la Universidad de Nueva York, Clay Shirky, explica:

Facebook, Wechat, Twitter, Instagram, Weibo, Snapchat, Tumblr, Pinterest, la lista sigue… En la clase, soy yo en contra de un brillante ejército con fondos ilimitados… Estos diseñadores y programadores tienen todo el incentivo para captar toda la atención de mis alumnos que puedan, sin importar cualquier tipo de compromiso que hayan hecho antes esos estudiantes conmigo o con una tarea específica.

Shirky ha dado clases sobre internet desde 1998 y ha sido parte de movimientos ciudadanos en contra de la censura de la red, pero en los últimos años la tecnología se vuelto demasiado llamativa, hasta el punto de que ha tenido que prohibir el uso de teléfonos y computadoras en sus clases:

El cambio parece correlacionarse más con la creciente ubicuidad de los mismos aparatos, más que en mí o en los estudiantes… Me di cuenta de que cuando por una razón específica les pedía que guardaran sus aparatos, era como si alguien hubiera dejado entrar un aire fresco a la habitación. La conversación se encendía e incluso se esparcía una sensación de alivio entre muchos de mis estudiantes. El multitasking deja a las personas cognitivamente exhaustas.

Después de observar que esto se repetía constantemente, que los estudiantes parecían refrescarse sin los aparatos, fue natural simplemente pedirles que no los llevaran a clase o que los apagaran.

Shirky cita un estudio que muestra que aunque el multitasking no siempre afecta el desempeño inmediato, puede tener efectos nocivos en la “memoria declarativa”, un tipo de recordación que permite a las personas caracterizar y utilizar lo que aprendieron en sus estudios anteriores. En otras palabras, “el multitasking acentúa aún más el clásico ‘Lo aprendí el día antes del examen, lo olvide el día después’”.

Es difícil congregar la atención total y habituarnos a obligarnos a evitar el multitasking, especialmente porque los aparatos con los que vivimos 24/7 y los programas que contienen están diseñados –y tienen detrás toda una multimillonaria industria de marketing y creatividad– para que les dediquemos nuestra tan divisible atención. Y aunque la eficiencia de nuestras tareas se vea degradada, el multitasking y la interfaz que proveen estos aparatos genera como importante efecto secundario una gratificación emocional. Es imposible competir con la forma y el contenido de Facebook: “Tu ex novia te etiquetó en una foto vs la guerra de Crimea” es una batalla de estímulos muy dispareja. Y a su vez: “El multitasking desplaza el placer de la procrastinación hacia el interior mismo del período de trabajo”, dice Shirky. Podemos procrastinar y entretenernos y de todas maneras estar trabajando .

Contrariamente a lo que se piensa popularmente, las personas que practican severamente el multitasking ni siquiera desarrollan habilidad para cambiar entre diferentes tareas. Un estudio reporta que los multitaskers tienen problemas para elegir a qué tarea dedicarle su mayor atención.

No ha dejado de ser irrelevante recordar a McLuhan, quien advertía que la misma tecnología que amplifica nuestros sentidos también los amputa –y que no somos capaces de ver sus efectos hasta que ya es demasiado tarde, embebidos en la pecera electrónica. Esta es la dualidad de la tecnología de la información, que libera el conocimiento a la vez que ejerce un efecto esclavizante, un mareo electrónico, una “narcosis narcisista”.

“Las computadoras no son fuentes inherentes de distracción –pueden ser poderosos motores de concentración– pero sus últimas versiones están siendo diseñadas de esta forma, ya que la atención es la substancia que mueve a toda la economía de consumo en internet.. El hecho de que el hardware y el software está siendo diseñado profesionalmente para distraer fue la razón principal que me llevo a requerir y ya no sólo sugerir que mis alumnos no usaran sus aparatos en clase”, concluye Shirky.

... y más

4 Lovits

Cargando más publicaciones…